Alba Ruigómez Pastor

Psicopedagoga, Numeróloga y Coach

Especialista en la capacitación y mentorización de profesionales dedicados a la relación de ayuda (terapeutas, educadores, coaches, etc.)

Todo lo que comparto contigo, primero lo he experimentado, vivido e interiorizado yo misma. Esto me lleva a creer plenamente en su poder transformador y en su aplicación en la vida cotidiana

Con más de 15 años en el ámbito de la ayuda y el acompañamiento y 10 años impartiendo formación, he dedicado mi vida a entender profundamente el proceso de crecimiento personal y profesional que tenemos las personas.

Alba Ruigómez

Encantada de saludarte, mi nombre es Alba Ruigómez y, como tú, yo también estoy en un constante viaje de autodescubrimiento y desarrollo personal. Y también, como tú (porque ya sabes que no es casualidad a lo que nos dedicamos), he atravesado lo que cariñosamente llamo «una etapa de turbulencias» en mi vida.

Sé lo abrumador que puede ser no tener clara la dirección a tomar, los pasos a seguir, o sentir que hay demasiado por ordenar en el interior y no saber cómo ni por dónde empezar. Para estar donde estoy hoy, he necesitado trabajarme, entenderme y aprender mucho antes de dedicarme a acompañar a otras personas.

Mi vida personal y mi camino profesional me han llevado a experimentar y entender que el autoconocimiento es esencial para acompañar a otros de manera efectiva. En este camino, la Numerología ha sido la pieza diferenciadora, proporcionándome un entendimiento más profundo de mí misma y de los demás.

Esta comprensión es lo que hoy me permite ofrecerte una orientación, acompañamiento y formación de calidad, para que seas una persona que marque la diferencia y esté verdaderamente alineada y preparada para orientar y guiar a los demás en su propio proceso de transformación.

Te cuento un poco más sobre mi historia:

Mis padres me regalaron, desde muy pequeña, la oportunidad de crecer y desarrollarme personalmente. Descubrí el lenguaje de los números y su poder transformador gracias a mi padre, quien me animó a estudiarlo y profundizar en ello. Por otro lado, la mirada sistémica la aprendí de mi madre y maestra, quien me enseñó la importancia del talante y la actitud con la que hacemos lo que hacemos.

Recuerdo que, con solo seis años, me llevaban a un lugar al que llamábamos “La Escuela de Filosofía”, donde me enseñaban sánscrito y a meditar. He tenido la suerte de estudiar en colegios Montessori, Waldorf y Estudio.

A mis 20 años, todavía en mi primer ciclo de vida y de la mano de mi madre, me formé con los mejores maestros en Pedagogía Sistémica y Constelaciones Familiares: Bert Hellinger, Ingrid Dijkstra, Jirina Prekop y Angélica Olvera, entre otros.

En mi siguiente ciclo vital de 9 años, que comenzó tras el fallecimiento de mi madre, seguí profundizando en otras herramientas como la Numerología Pitagórica, el Coaching Integrativo y Sistémico, el Eneagrama, el Mindfulness, el Yoga, el método The Work de Byron Katie y la Meditación Vipassana. Fue un ciclo de drástica transformación que me llevó a desapegarme radicalmente de todo lo que conocía. Estuve viajando sola por Europa dos meses, después me fui a Asía, también sola, durante nueve meses y finalmente acabé viviendo en Chile casi tres años. En todos estos movimientos y viajes, (que no eran otra cosa que una huida hacia delante y una gran necesidad de VOLVER A MI), me integré en nuevas culturas, comencé a sanar mis heridas y me adentré en el camino del autoconocimiento y el desarrollo espiritual.

Ahora, en mi tercer ciclo de vida, conectada de nuevo con mis raíces y después de haber dado la vuelta a medio mundo, el saber y la experiencia que he acumulado durante todo este tiempo entran en comunión para compartirlo a través de Inherentia, como parte de mi propósito de vida. 

Si quieres saber más acerca de lo que he hecho, te dejo mi currículum.

Scroll al inicio
Inherentia