El amor y la pedagogía sistémica

el amor y la pedagogía sistémica

El amor y la pedagogía sistémica. amparo pastor bustamante.

 

 

Para hablar del amor, de lo amoroso, del alma, de la fenomenología, es necesario ponerse las gafas para ampliar la mirada ¿Qué decir del amor desde este paradigma, desde este enfoque que estamos mirando?.

Decía Tolstoi que el principal trabajo de la vida es el amor, que no podemos amar ni en el pasado ni en el futuro, que solo podemos amar en el instante presente, sí podemos amar a nuestro pasado, a nuestro futuro, a nuestro presente, pero todo eso solo lo podemos hacer aquí y ahora, en cada momento.

Si lo extrapolamos a la mirada sistémica, en gran medida lo que se propone con el trabajo con Constelaciones y Pedagogía Sistémica es caminar con el amor ciego o el amor que no ve, hacia el amor sano, al amor que ve, que reconoce lo que es tal y como es, y que de alguna manera, se rinde ante algo más grande que nosotros, que regula el curso de todo esto, a lo que nosotros pertenecemos y en lo que nosotros estamos inmersos y de lo que participamos.

Aquí entramos en un territorio más profundo. En este punto es interesante incorporar todas las aportaciones de la física cuántica y de lo cuántico, por ejemplo de Martini, que comenta en 2002, que el amor es un estado cuántico completo, y es un estado cuántico completo porque como dicen los físicos no posee ni masa, ni carga, ni espacio, ni tiempo, por definición es espiritual e incondicional y el amor desde esa perspectiva penetra en cada ser humano y los une a todos, penetra en cada uno de nosotros y nos une a todos y al igual que es imposible no estar vinculados, es imposible no estar en el amor.

Ahora el tema es ¿Cómo estoy en el amor? ¿me peleo con lo que hay o aprendo a mirar lo que hay, a ubicarme en el contexto y a intentar relacionarme con lo que hay, asumiendo que no todo depende de mi deseo, ni todo depende de mi voluntad, que hay muchas otras variables que intervienen y que hay algo más grande que decide?

De alguna manera podemos decir que las Constelaciones Familiares y la Pedagogía Sistémica son un método terapéutico y un método didáctico, que se ocupan de enseñarnos sobre el amor, se ocupan de enseñarnos a movernos en el amor, del que formamos parte, del que estamos hechos, al que volveremos, cómo permanecer en el amor, como vivir en orden en ese amor.

Hellinger en una entrevista comentó que detrás de todo comportamiento, por muy extraño que nos parezca, siempre hay amor, igual que detrás de los síntomas, detrás de los síntomas de una mala conducta, de un niño que se comporta mal en la escuela o en la familia, de una persona cuando enferma, de una pareja cuando hay una relación violenta, de unos hijos cuando no corresponden a los padres, siempre detrás de una conducta por extraño que parezca, hay AMOR.

Por tanto, lo decisivo en esta terapia de Constelaciones y de esta manera de enseñar, es, encontrar el punto donde ese amor se desordenó. Hellinger nos comenta que esa es la raíz de este trabajo, encontrar ese punto donde se concentra el amor y desde ahí ir al camino de la solución. Hay distintas maneras, hay maneras más directivas y hay maneras nada directivas. Si lo colocamos en un continuo de directividad, la Pedagogía Sistémica es más directiva y los movimientos del espíritu es lo menos directivo. Cada persona dependiendo de su situación, de su contexto, de sus posibilidades profesionales, del ámbito donde se mueve, de su preparación y de aquello con lo que se siente más afín y más reconciliada, ha de encontrar en su vida personal, familiar, profesional como ubicarse en esta escala, entre más dirección y nada de dirección, dirección en el sentido de directividad.

La solución siempre pasa por el AMOR; el problema pasa por el AMOR, la solución pasa por el AMOR. En última instancia en este trabajo, trabajamos en el AMOR.

Abrir chat
¡Bienvenid@ a Inherentia Formación! 👋 ¿Tienes alguna duda?