EL ENEAGRAMA: UN CAMINO DE SANACIÓN DE NUESTRAS HERIDAS ESENCIALES

EL eneagrama un camino de sanación

Desde que estamos en el seno materno y a lo largo de nuestra infancia, como seres vulnerables y dependientes que somos, tenemos una serie de necesidades que tienen que ser cubiertas por los adultos que nos cuidan. Entre estas necesidades están las descritas en la pirámide de Maslow: afecto, protección, nutrición, cobijo y seguridad.

Cuando algunas de estas necesidades no se nos cubre, experimentamos emociones muy difíciles como abandono, rechazo, desprotección y dolor. Esto abre una herida en nuestro interior que queda grabada en el inconsciente y que automáticamente hace que nos desconectemos de nuestro Ser y del sentir.

Entonces vamos a la vida con una parte menos de nosotros mismos y experimentamos miedo y carencia y el mundo se experimenta como un sitio hostil donde no te sabes orientar. No encontramos el arraigo dentro y por lo tanto empezamos a buscar fuera, empezamos a mirar cómo lo hacen los demás, les preguntamos a los demás qué es lo correcto, cómo debo comportarme, que es lo que debo hacer y entonces en lugar de actuar desde mi propia guía interna, lo hago desde lo que debe ser, lo que es correcto, lo que parece ser más aceptado y comienzo a llenarme de formas de ser, de formas de pensar que no corresponden a mi ser real pero que me sacan del apuro. Es decir, nos creamos una máscara , un ego, un mecanismo de defensa, que nos protege del miedo que experimentamos. Y luego cuando vamos por el mundo con esta máscara, de forma sistemática y permanente, acabamos olvidándonos de que era una máscara y tomamos la máscara como nuestro verdadero Ser. Acabo creyendo que yo soy la máscara que me puse y defiendo esta imagen mía a capa y espada.

 

Esta máscara que nos vamos construyendo es nuestra personalidad, que consiste en una serie de estrategias mentales, emocionales y físicas de comportamiento que hemos aprendido para satisfacer las necesidades que teníamos de pequeños y que por distintos motivos no cubrieron las personas que nos cuidaron.

Entonces si por ejemplo en mi familia no se aceptaban los niños que lloran, yo me vuelvo muy duro y rudo y ahí tengo la esperanza de que voy a ser amado, o a lo mejor en mi familia no se aceptaba la imperfección y entonces haciendo las cosas de forma muy correcta tengo la esperanza de que voy a ser amado, protegido y amparado, o a lo mejor en mi familia la única forma de tener atención era enfermándome y entonces me convierto en un niño enfermizo, en un niño que siempre está en la carencia y la falta con la esperanza de que de esa manera voy a obtener lo que no tuve.

En base a todo esto, desde el eneagrama que es una herramienta de autoconocimiento de índole psico-espiritual, se dice que hay 9 temores básicos que generan 9 estructuras psicológicas, personalidades o egos. Con esa personalidad vamos funcionando en la vida pero puede que llegue un momento en que no deseemos continuar con esos hábito de repetición porque necesitamos desarrollarnos, necesitamos sentirnos libres.

EL ENEAGRAMA no solo nos describe la forma en la que nos alejamos de nuestro Ser, de nosotros mismos sino que nos indica el camino de regreso a lo que somos, a nuestra esencia. Esto se hace mediante un proceso de descubrimiento, reconocimiento y toma de conciencia de nuestras heridas y posteriormente desde una” posición de adulto y no de niño” comenzamos la sanación de dichas heridas, la liberación de la máscara y por lo tanto la restauración de quién soy, de mi ser profundo.

 

Abrir chat
¡Bienvenid@ a Inherentia Formación! 👋 ¿Tienes alguna duda?